Implantación de Firma Electrónica

La firma electrónica es un conjunto de datos electrónicos que identifican a la persona que rubrica y aseguran la integridad del documento al que se asocia. Su base legal se recoge en la Ley 59/203 de 19 de diciembre, como respuesta a la necesidad de conferir seguridad a las comunicaciones por Internet. En el caso de la firma electrónica reconocida, los datos consignados de forma telemática hacen que tenga el mismo valor que la firma manuscrita.

GADD integra esa funcionalidad en los productos y la dota de los mecanismos de seguridad que requieren las normativas internacionales en cuanto a servicios y autenticación de datos. Se adelanta y se adapta a las recomendaciones de las Directivas del Parlamento Europeo y del Consejo, que abordan la necesidad de promover la interoperabilidad de los productos de firma electrónica. Lo consideran fundamental para garantizar la libre circulación en el mercado interior y recomiendan un marco claro comunitario sobre las condiciones aplicables a la firma electrónica, como vía para aumentar la confianza en las nuevas tecnologías y la aceptación general de las mismas.

Las características de nuestro software posibilitan la interacción con herramientas de terceros y la generación e incrustación de firma digital en archivos y documentos. De este modo identifica a la persona firmante de forma inequívoca y se garantiza la integridad del documento, dando fe de su originalidad y exclusividad y, salvaguardando, por tanto, su seguridad.